Tomás se va pala España

13 Oct 2021

Destino: España. Equipaje: mochila cargada de sueños y expectativas. Elemento indispensable: pala corta. ¿Qué cosa? ¡Eso, una pala corta! Y no se trata aquí de jardinería sino de deporte, tradición y pasión. No te pierdas esta atrapante historia.


Nuestra madre patria lo espera del 17 al 23 de octubre. Él, con tan solo 22 años, disputará su segundo mundial. Esta ocasión es más que propicia para adentrarnos en un mundo para muchos desconocido: el de la pelota paleta en general y el de la pala corta en particular. Para hacerlo correctamente lo haremos de la mano del dueño de la pala, Tomás Molteno, quien está cerca de terminar su carrera de Ingeniería en Agrimensura en nuestra Universidad Maza.

Lo que en Argentina conocemos, y seguramente alguno escuchó nombrar, como pelota paleta es una disciplina cuyo origen se encuentra en el país vasco y que tiene distintas especialidades. Este juego tiene muchísimos años de trayectoria, con antecedentes que se remontan a la Edad Media y posterior modernidad.

Esa es una historia sin persona, lo lindo viene cuando esa cultura y tradición se encarnan en alguien, como Tomás, que tiene deporte corriendo en sus venas. “Recuerdo toda mi infancia en el Club Social de Maipú, jugué a todo ahí y me encaminé por el fútbol y la paleta. Me desarrollé en ambos hasta los 17 pero después se me hizo imposible y me incliné por la paleta. De pequeño hice muchos viajes para competir por el país y por Chile y me terminé de enganchar”.

La afición de Tomás es casi una cuestión genética: “mi papá fue deportista de alto rendimiento en handball, es fanático del deporte y siempre me ha apoyado. Mi mamá igual, es Profesora de Educación Física. Es fundamental haber contado con su apoyo siempre”, descubre.

Uno dirá… Buenísimo, esos son padres de fierro pero yo no voy a ver un partido de esto ni loco. Atención porque a ellos Tomás les canta el retruco y les dice “mis amigos me han ido a ver en varias oportunidades, les impresiona la pelota paleta, más que nada la velocidad que agarra la pelota, todo es muy rápido”.

De este ping-pong surge un desafío para el lector: ir y probar. No hay nada por perder y hay mucho por ganar.

¿De qué va todo esto?

Alguien, un poco más prevenido, podrá hacerse muchas preguntas antes de lanzarse a tamaña experiencia y la idea de esta nota no solo es sembrar la semilla sino regarla un poco. Por ello, guiados por el especialista Molteno vamos a escudriñar un poco el deporte en cuestión.

Ya sabemos detalles sobre el origen y la historia. Lo cierto es que en el presente se da una situación dispar: hay zonas en las que hay menor actividad que antes y otras donde ha crecido notablemente. Esto se debe al trabajo dirigencial y a la difusión donde, como es de esperar, las redes sociales son una carta de presentación y permiten llegar a miles de personas.

“Es un deporte muy completo, tenés que ser rápido de piernas para llegar bien posicionado al golpeo, coordinar el golpe con el brazo, pegar el golpe con efecto o plano, pensar a dónde ubicar la pelota para exigir al rival, etc. Hay cientos de detalles muy importantes pero es una actividad muy completa por donde se la mire”.

Un aspecto que algún perspicaz podrá observar es que la indumentaria de entrenamiento no es la misma que la de competencia y que también se usa un kit protector.

“En los campeonatos de frontón de 36 metros es tradicional y obligatorio un tipo de pantalón de color blanco” explica Tomás y avisa que “se determinó el uso también obligatorio de lentes protectores y casco o solamente lentes, según la especialidad, porque varias personas incluso perdieron un ojo por pelotazos”.

Claro está que esto ya está subsanado asique el lector no corre riesgos. Incluso puede detener su lectura aquí, ir a jugar y volver a seguir leyendo sin problemas.

La persona detrás del deportista

Antes de cerrar este contenido también queremos poner de relevancia algunos aspectos personales de este amante de los deportes que no pudo elegir cuando le planteamos la dicotomía entre ver una final de fútbol y una de pelota paleta. “Los dos tienen lo suyo”, dice salomónicamente.

Tomás menciona que ha ganado amistades por todas partes y muchas experiencias positivas en el deporte y para la vida, sin encontrar nada negativo. Y también lo aventuramos a pensar en el futuro.

Nos dice que pudo realizar la carrera universitaria hasta 4° año de corrido y que está rindiendo los finales pendientes para cursar el 5° y último año en 2022.

“Espero recibirme, seguir con mi carrera deportiva, lograr integrar la Selección Argentina en Plantel Superior y que el resto sea un misterio… Jajaja. Experiencias laborales y deportivas en otros países. Ya se verá”, sentencia.

Grandes metas que estamos seguros de que podrá cumplir si continúa poniendo tanto esfuerzo y dedicación.

¡Nuestra institución te acompaña y desea lo mejor Tomás!

Las personas interesadas en iniciarse en el deporte pueden contactarlo por Instagram (@tomasmolteno) o Facebook (@Tomy Molteno)