Parar de pensar

02 Ago 2021


Fuimos educados para pensar todo el tiempo, pensamientos que a veces son constructivos y otras veces pueden ser ruido. Es en ese momento donde la capacidad de foco o concentración queda obstaculizada por la invasión de torbellinos mentales o ideas fijas.
                                                                                                            Te proponemos entrenar para aquietar los pensamientos. Así, en la medida que ese remolino se empiece a calmar, los pensamientos que en ese momento están de más, desaparecerán, dejando a flote aquello acorde al momento presente.                                                               
Aprender a parar de pensar, a no desarrollar todo pensamiento que aparece, le da un descanso a nuestra mente, que así puede habilitar otra vía de acceso al conocimiento.

Aquí va un ejercicio para que entrenes:

  • Sentate en una posición que te sea cómoda; puede ser en el suelo con las piernas cruzadas o en un sillón o silla. Lo importante es que puedas mantener la espalda bien derecha, para que, aunque tengas los ojos cerrados (es la idea para que logres concentrarte más), te mantengas despiertx y no te tiente caer en el sueño
  • Colocá un objeto frente tuyo. Cuantas menos asociaciones puedas elaborar sobre ese objeto mejor. (Puede ser una vela, una flor, la imagen de un sol o de una fogata (mirá este video de una fogata con sonido en youtube: https://www.youtube.com/watch?v=L_LUpnjgPso
  • Mantené la mirada fija en esa imagen/objeto, tratando de no pensar en nada más. Si aparece un pensamiento, deja que siga de largo, no lo desarrolles.
  • Intentá cerrar los ojos manteniendo el foco en ese objeto, imaginándolo. Cada vez que te dispersas, volvés a abrir los ojos, a fijarla mirada e intentá nuevamente cerrar los ojos, manteniendo la atención en ese único pensamiento, la imagén o el objeto que tengas frente a vos.

Podés hacer esto varios días y tener como desafío aumentar el tiempo de entrenamiento día a día o semana a semana.