Cumpliendo sueños e inspirando estudiantes

15 Jun 2022

Lorena Zapata es profesora en la Facultad de Educación de la Universidad Maza y hace unas semanas volvió de San Luis tras ser convocada por segunda vez para ser entrenadora asistente de “Las Panteritas”, selección argentina juvenil de vóley femenino.



La categoría en cuestión se prepara para participar del Sudamericano U19 que se disputará en Bolivia del 7 al 11 de septiembreEn vistas a tan importante competencia, los técnicos y las jugadoras seleccionadas de todo el país se encuentran todos los meses para concentrar 9 días y entrenar triple turno. Allí se van puliendo temas técnicos y tácticos; allí es donde estuvo presente Zapata, convocada por la Federación Argentina de Vóley (FeVA).

En diálogo con la protagonista conocimos un poco más sobre la convocatoria y cuál es su función en el cuerpo técnico. Además, nos contó una interesante anécdota y nos habló sobre su vida y profesión.

Experiencias únicas

Una vez más la tomó por sorpresa, así como la primera vez. Lorena atendió un llamado y le propusieron ser parte del cuerpo técnico de “Las Panteritas”. Aceptó el desafío y viajó a la concentración del elenco, realizada en San Luis. Allí, la tarea principal que tiene la docente es la observación de las jugadoras para pulir defectos o errores técnicos que, a ese nivel, son minuciosos. Ella explicó que “como es el máximo nivel, las chicas juegan impresionante, así que hay que estar con el ojo muy clínico y afilado. Mi tarea es visualizar los detalles, comunicarlos al entrenador y a la jugadora, en vistas a que pueda seguir mejorando”.

“A veces las filmo para darles una devolución con imágenes, eso viene bárbaro. Puede pasar que yo le explique con un montón de palabras algo que al verlo es mucho más fácil de incorporar y modificar”, agregó.

Cuando le consultamos cómo llegó a ese lugar, nuestra profesora dejó en claro que las oportunidades aparecen si hacemos bien nuestro trabajo. Desde que estudiaba ella intentó ser lo más profesional posible y esto le permitió ir alcanzando distintos objetivos.

“El sueño de todo entrenador o profesor de Educación Física es llegar a una selección. Yo pensé que no iba a tener la oportunidad por ser del interior y dirigir categorías inferiores ya que no son lugares tan visibles, a pesar de que a uno le valla bien”, continuó y remarcó que “esto fue y es como un caminito de hormiga, de a poco te van conociendo y se fijan en cómo juegan tus equipos”.

Superando la pandemia

El aislamiento por coronavirus fue un impedimento para la práctica del deporte en todo el mundo, pero Lorena, inquieta como siempre, trabajó para revertir la situación y, sin esperarlo, fue recompensada: “en la época de la pandemia, por iniciativa propia, hice muchas actividades virtuales con el minivóley de todo el país. Eso fue un puntapié porque en el mes de octubre me designaron Instructora FeVA y es una gran oportunidad, ya que soy la primera mujer en la historia del vóley argentino”.

Comprometida al máximo

El viaje se realizó a mediados de mayo y coincidió con el llamado a exámenes de dicho mes. El ingenio y el compromiso de Zapata permitieron desarrollar una instancia fructífera. El final se realizó por videollamada desde San Luis: “pedí permiso a la Universidad y preparé la mesa en la misma cancha donde estaban entrenando Las Panteritas, que se veían por detrás. Cuando los estudiantes ingresaban a la mesa veían y rendían con un entrenamiento de elite de fondo”.

“Ellos estaban muy contentos y yo también. Sentía que era el lugar ideal para estar. Decidí hacerla ahí para poner al alumno en la realidad que estaba viviendo. Momentos como ese quizás despierten en los chicos una chispa de trabajar mucho en la carrera para poder llegar a algo similar”, cerró la entrevista nuestra querida docente.



Para la Universidad Maza es un orgullo contar con profesionales que aman y se comprometen con su pasión. Lorena es una apasionada del vóley y ha desarrollado una gran carrera en la provincia y el país. Un gran ejemplo para todos sus estudiantes y para nuestra comunidad, para que todos sepamos que podemos tener grandes sueños y que, si luchamos por ellos, podemos alcanzarlos.